Próximamente

Todo se contrae en el comprendimiento, pues nuestra mente es matemática, y busca, por encima de todo, encriptar los datos que recibe para almacenarlos rápidamente y, así, poder acceder a ellos igual de rápido cuando los necesite. Esas claves de encriptado pueden ser propias o inducidas. Al inducir claves en los demás se puede conseguir alterar el procesamiento de datos y su aprehendizaje. Por último, es posible que una clave sea propia y además inducida, ya que la inducción es hacia uno mismo. Esto es lo que se llama ideal.

Primer párrafo del Principio de contra·acción

Todo se contrae en el comprendimiento, pues nuestra mente es matemática, y busca, por encima de todo, encriptar los datos que recibe para almacenarlos rápidamente y, así, poder acceder a ellos igual de rápido cuando los necesite. Esas claves de encriptado pueden ser propias o inducidas. Al inducir claves en los demás se puede conseguir alterar el procesamiento de datos y su aprehendizaje. Por último, es posible que una clave sea propia y además inducida, ya que la inducción es hacia uno mismo. Esto es lo que se llama ideal